Día Mundial de las Personas Refugiadas

Con motivo del Día Mundial de las Personas Refugiadas, desde Juventudes Socialistas de Madrid nos unimos a la reivindicación sobre la situación de las personas refugiadas y manifestamos nuestro compromiso.

Actualmente en el mundo hay alrededor de 25,9 millones de refugiados, y cerca de un millón de personas solicitan asilo de forma individual cada año. No podemos fijarnos en la cifra y olvidarnos de que detrás de cada número hay una persona que se ve obligada a trasladarse forzosamente de su país de origen principalmente por conflictos bélicos, persecución por ser parte del colectivo LGTB, por pobreza o inestabilidad política, entre muchas otras.

El Derecho de asilo está recogido en la Convención de Ginebra de 1951, en el artículo 14 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y en el artículo 18 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, sin embargo, en los Estados de la Unión Europea se niega la solicitud de protección internacional en 2 de cada 3 ocasiones y en el año 2019 se resolvieron un 40% menos de solicitudes de asilo en comparación con el año 2018. Además, nos encontramos con la situación de que se ha reducido el volumen de solicitudes de asilo anuales debido al endurecimiento de las políticas de asilo y migración (recortes en las políticas de acogida, cierre de puertos etc.).

Este endurecimiento se ha visto reflejado en la situación en los campos de refugiados. En el campo de Moria, en la isla griega de Lesbos, viven más de 20.000 personas en un espacio inicialmente diseñado para tres mil. No hay que olvidar que la labor de las ONG y voluntarios es indispensable en el campo de refugiados más tristemente famoso. Otros, como el de Calais en Francia (donde aún residen 900 personas), también han visto empeoradas sus condiciones. Que esta situación se produzca en las fronteras de la Unión Europea es inadmisible, especialmente durante la pandemia de la Covid-19, que afecta de especial forma a estos lugares.

En los Estados de la Unión Europea hay una importante disparidad sobre la condición de persona refugiada y diferencias en el modo de reubicación a países que no conforman fronteras exteriores de la Unión. Desde hace dos décadas, la UE ha impulsado la puesta en marcha de un Sistema Europeo Común de Asilo, pero los avances son insuficientes y el Consejo no se ha reunido para buscar una solución a este problema desde 2018. Las personas refugiadas no pueden esperar tanto. Por ello, reivindicamos la necesidad de una política europea común en materia de asilo para evitar dejar en desamparo a personas que se encuentran en una gran situación de vulnerabilidad.

En 2019 se perdieron 2.229 vidas en el Mediterráneo, de las cuales más de 800 se produjeron en rutas hacia España. Debemos trabajar en reducir los riesgos que sufren las personas que huyen de sus países mediante el establecimiento de rutas legales y seguras. Tres de cada cuatro personas que solicitaron asilo en España en 2019 vieron rechazada su solicitud y solo se ofreció asilo al 24% del total de las personas solicitantes.

España recibió en el año 2019 la cifra de 46.596 solicitudes de asilo, de las cuales el 55% fueron efectuadas por hombres y el 45% por mujeres. Debemos recalcar la importancia de la protección que se debe dar a las mujeres que se encuentran en esta situación, puesto que, además de huir de sus países también sufren riesgos añadidos por ser mujeres en las rutas hacia los países de acogida, reiteramos la idea del párrafo anterior.

Debemos hacer un seguimiento efectivo al artículo 33 de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951 para evitar que se produzcan situaciones injustas. Pero no podemos dejarlo en cumplir con lo que demanda el derecho internacional, porque sabemos que España es solidaria y que puede hacer mucho más.

Además, promovemos la convivencia, la solidaridad y la transformación social a través de la concienciación y la construcción de una sociedad intercultural, por ello es importante la implantación de políticas de integración en los países de acogida y la creación de una Unión Europea verdaderamente solidaria y plural en la que no se deje en desamparo a nadie que necesite nuestra ayuda. Una vez las personas que buscan asilo han llegado a España, tras un largo y duro viaje, no podemos dejarlas en el vacío: se debe actuar frente a la situación de emergencia social y proporcionar los medios necesarios para una protección efectiva.

Desde Juventudes Socialistas de Madrid reiteramos y mantenemos nuestro compromiso con las personas refugiadas y solicitantes de asilo. No podemos abandonarles a su suerte, especialmente en estos momentos. No existe sólo la exigencia legal, sino también el deber moral de actuar ante estas injusticias. Todos los seres humanos tenemos derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad y, desde Juventudes Socialistas, siempre defenderemos los derechos humanos, la justicia y la solidaridad.

Ángela Martínez, Secretaria de Política Europea e Internacionalismo
Diana Matos, Secretaria de Diversidad Étnico-racial, Políticas Inclusivas e Interculturalidad

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, deja tu comentario!
Por favor introduce tu nombre aquí