Grecia, el freno de los derechos humanos

por Ángela Martínez, Secretaria de Política Europea e Internacionalismo

En la tarde del pasado domingo, Kyriakos Mitsotakis, Primer Ministro de Grecia, anunció el cierre de fronteras del país y el cese de aceptación de peticiones de asilo durante un mes, a consecuencia de la apertura de la frontera con Turquía por parte del gobierno turco. Durante los últimos días y, especialmente, en las últimas horas, hemos sido testigos de cómo centenares de personas que llegaban a las orillas de la isla griega de Lesbos eran recibidas por grupos de ultraderecha, poniendo en peligro también a periodistas y trabajadores de las ONG que asisten a las más de 15.000 personas que se encuentran en campos de refugiados como el de Moria. En la frontera terrestre entre Grecia y Turquía otras 15.000 han intentado atravesar el río Evros hacia el país heleno, donde han sido detenidas por la Policía Griega Fronteriza.

Estas detenciones y las devoluciones en caliente llevadas a cabo por la Policía y el Ejército han estado marcadas por el uso de gases lacrimógenos, cañones de agua y granadas aturdidoras. Estas acciones violentas se agravan ante la falta de creación de vías alternativas seguras para personas que huyen de conflictos en países como Siria, Afganistán o Irak, dejándoles así una posición de completo desamparo.

El derecho al asilo está recogido en el artículo 14 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, así como en el artículo 18 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, entre otras normas de derecho internacional y europeo. El cierre de fronteras y la suspensión de las peticiones de asilo suponen graves violaciones de estos artículos.

Desde Juventudes Socialistas de Madrid expresamos nuestro claro rechazo hacia la puesta en marcha de estas medidas, que ponen en peligro las vidas de miles y miles de personas cuyo único objetivo es sobrevivir. Estamos viendo cómo se desarrolla una crisis humanitaria que exige una respuesta inminente, que no admite retrasos ni escatimar esfuerzos. Tenemos no solo la obligación legal sino, además, el deber moral de actuar ante las injusticias. Europa nunca debe dejarse llevar por el miedo, el odio y la intransigencia. Los valores de Europa son la SOLIDARIDAD, la JUSTICIA y los DERECHOS HUMANOS. Y Juventudes Socialistas, como europeístas e internacionalistas, siempre los defenderá.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, deja tu comentario!
Por favor introduce tu nombre aquí